Ir a Inicio Grupo Evos.
Directorio de abogados por países  Busca aquí artículos o referencias dentro de la Revista.
Rss Publicar Artículo Portada
 
Suscribirse
Si desea que le informemos de los nuevos artículos publicados en la revista suscríbase a nuestro boletín y recibirá un correo informándole de las novedades.
Especialidades

Derecho General
Derecho Administrativo
Derecho Civil
Derecho Constitucional
Derecho de Familia
Derecho de Marca
Derecho Empresarial
Derecho Extranjería
Derecho Financiero
Derecho Fiscal
Derecho Inmobiliario
Derecho Internacional
Derecho Laboral
Derecho Marítimo
Derecho Mercantil
Derecho Penal
Derecho Procesal
Derecho Sanitario
Eventos Jurídicos

Centros de Ayuda
Instituto de Victimología IVUSTA - Colombia
Blog Violencia de Género
NO + VIOLENCIA GENERO
Artículos mejor valorados:

Tipos de Sucesión en Panamá - Testamentaria e Intestada

Matrimonio Internacional en Panamá

Opciones interesantes:
OFERTAS DE EMPLEO encuentra las mejores ofertas de empleo en la región o país que tu quieras.
Derecho Penal 6 de mayo de 2010
Los Testigos Protegidos y el Derecho de Defensa en la legislación penal panameña

La regulación en materia de protección de testigos ha devenido de los
cambios sociales que ha sufrido la colectividad ante el surgimiento de
agrupaciones o grupos criminales organizados, los cuales debido a su
estructura verdaderas empresas del crimen que cuenta con grandes
recursos económicos, lo que ha conllevado a que muchos terstigos y
víctimas de hechos delictivos no quieran comparecer a los despachos
judiciales a testificar por temor a represalias posteriormente.

La figura jurídica del Testigo Protegido nace legalmente en la legislación procesal penal a partir de la Ley nº 48 de 30 de agosto de 2004 “Que Tipifica los delitos de pandillerismos, posesión y comercio de armas prohibidas, dicta medidas de protección a la identidad de los testigos y modifica disposiciones de los Código Penal y Judicial, y de la Ley 40 de 1999”; el cual surge a la ratificación por parte de Panamá a través de la Ley Nº 23 de 7 de julio de 2004 de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y sus Protocolos; así como también acoge las Guías de Santiago sobre Protección de Víctimas y Testigos.

La Ley nº 48 de 30 de agosto de 2004 introduce el artículo 2121-A en el Código Judicial vigente al señalar que el funcionario de instrucción o el juez ya sea de manera oficiosa o a petición de parte puede en lo que se refiere a la protección de identidad de los testigos en el proceso penal, las siguientes:

  • Omitir en las diligencias los datos generales que permitan su
    identificación, utilizando en su defecto número o clave que lo
    identifique;
  • Permitir la comparecencia de estos con indumentarias o dispositivos que imposibiliten o impidan sean identificados de manera visual;
  • Fijar como domicilio del testigo a efecto de las citaciones y
    notificaciones el despacho instructor o el juzgado de la causa.

Ahota bien, la interrogante que surge en cuanto estamos en presencia de un testigo protegido, es ¿donde queda el derecho de defensa de la persona imputada? Mucho se ha cuestionado al respecto y los grandes
procesalistas indican que tal derecho no es vulnerado ya que dentro de las medidas previstas se encuentra que estos puedan comparecer a los
procesos a testificar con algo tipo de indumentaria y a través de
dispòsitivos tecnológicos que eviten que estos sean identificados, y pueda ejercerse el principìo de contradicción de la prueba al poder
contrainterrogar a los mismos en caso que sea necesario su deposición en juicio público.

Ahora bien, se ha establecido a través de fallos jurisprudenciales de la
Corte Suprema de Justicia que la deposición de este testigo protegido
como única elemento, no contituye plena prueba por sí sóla, para que
esté que cobre valor probatorio debe estar acompañado de otros
elementos los cuales en su conjunto lleven al convencimiento del juzgador de la causa que efectivamente lo dicho por este testigo constituya la verdad de los hechos.

La legislación panameña en la actualidad no cuenta realmente con los
verdaderos mecanismos que permitan una protección íntegra de los
testigos y víctimas de testigos ya que si bien es cierto a estos no se le
toman sus generales y demás datos que permitan identificarlos; ellos se devuelven en la comunidad de manera normal sin que se les ofresca
algún tipo de protección e incluso visitan los despachos judiciales si ser custodiados en debida forma.

Autor: Magter. Yahaira del C. Serrano P.
Asistente de Defensor de Oficio
República de Panamá,
Provincia de Chiriquí
 
 
 
Su opinión cuenta, valore este artículo:

<<volver al principio>>  
CENTRO COMERCIAL EVOS, tu Mall en Internet. Visita nuestro centro comercial donde encontraras una multitud de tiendas que prestan sus servicios a través de internet y donde descubrir las últimas tendencias en todo tipo de servicios:
Bebes - Calzado - Complementos - Contactos - Decoración - Deportes - Libros - Moda - Regalos - Ropa - Sorteos - Telefonía - Viajes - Videncia
 

¿Quiénes somos? - Contáctenos - Inicio - Aviso legal - Site map - About us - Contact - Home - Legal warning

La información expuesta en los artículos de la Revista Jurídica no es responsabilidad de Grupo Evos, es información escrita por el Autor y es meramente informativa. En ningún caso tiene valor legal ni contractual y rige todo lo expuesto en la sección aviso legal.

La Revista Jurídica tiene un marcado carácter social, es gestionada de forma privada y entre sus objetivos destaca el de ofrecer información de acceso libre para el lector, por lo que, tiene un formato online, totalmente gratuito y toda la información de la que dispone se muestra en su página web.

El sistema de publicación de la revista tiene como objetivo dar la oportunidad de publicar artículos a todos los profesionales que así lo deseen, lo que fomenta la pluralidad de la información. Por ello, la revista dispone de múltiples artículos de distintos colaboradores de distintos países. La intención es que los artículos sirvan para promoción de sus autores y sean valorados por los propios lectores. En la página donde se publica el artículo está identificado su autor y se facilita alguna forma de contacto (correo electrónico, página web, blog, etc.) para que el lector pueda hacerle llegar sus intereses o resolver sus dudas, ya que, el autor es la persona más adecuada para matizar cualquier interpretación. La Revista Jurídica solo administra información y no ofrece un servicio de asesoramiento tanto para escritores como para lectores.

Grupo Evos ® Todos los derechos reservados.