Ir a Inicio Grupo Evos.
Directorio de abogados por países  Busca aquí artículos o referencias dentro de la Revista.
Rss Publicar Artículo Portada
 
Suscribirse
Si desea que le informemos de los nuevos artículos publicados en la revista suscríbase a nuestro boletín y recibirá un correo informándole de las novedades.
Especialidades

Derecho General
Derecho Administrativo
Derecho Civil
Derecho Constitucional
Derecho de Familia
Derecho de Marca
Derecho Empresarial
Derecho Extranjería
Derecho Financiero
Derecho Fiscal
Derecho Inmobiliario
Derecho Internacional
Derecho Laboral
Derecho Marítimo
Derecho Mercantil
Derecho Penal
Derecho Procesal
Derecho Sanitario
Eventos Jurídicos

Centros de Ayuda
Instituto de Victimología IVUSTA - Colombia
Blog Violencia de Género
NO + VIOLENCIA GENERO
Artículos mejor valorados:

Tipos de Sucesión en Panamá - Testamentaria e Intestada

Matrimonio Internacional en Panamá

Opciones interesantes:
OFERTAS DE EMPLEO encuentra las mejores ofertas de empleo en la región o país que tu quieras.
Derecho Procesal 1 de mayo de 2010
La Mediación y el Arbitraje en Asuntos de Tránsito

Se ha comprobado que el modelo tradicional de resolver los conflictos se encuentra en una situación de colapso que se debe a diversas causas, dentro de las cuales se encuentran la falta de infraestructura, sistemas operativos, falta de personal, etc. Sin embargo, con el paso del tiempo y ante las necesidades imperantes, se han tenido que buscar métodos alternos de resolución de conflictos, con los cuales se han logrado óptimos resultados a los constantes conflictos que se confrontan.

Un tipo de controversia que es común a nivel mundial, tanto en las grandes metrópolis como en los pequeños poblados y áreas aledañas son los asuntos o hechos de tránsito, lamentable situación, pues ha cobrado la vida de muchas personas que se han visto inmersas ante esta problemática. Es por ello que sentimos la necesidad de hacer un aporte con relación al tema.

En este trabajo se plasmará la vía tradicional como se ha tratado la temática de tránsito y cuales son las opciones que han de servir de gran ayuda tanto a los usuarios como a los operarios del sistema actualmente utilizado de resolver este tipo de conflictos.

¿Cómo se tramita en la actualidad un Asunto de Tránsito?

Actualmente, cuando acontece una colisión o atropello, en el cual hay lesionados que no superan 30 días de incapacidad médica, lo que ocurre es que son procesos que son ubicados dentro de los procesos administrativos de tránsito. De acuerdo a lo normado en el Reglamento de Tránsito mediante el Decreto Ejecutivo 640 de 27 de diciembre de 2006, se establece que los procesos administrativos de tránsito los conocen Jueces de Tránsito, quienes vienen a resolver las disputas que acontezcan entre los conductores y/o peatones a raíz de los hechos de tránsito.

Hoy en día, cuando se da una colisión, ambos conductores esperan que se presente un Inspector de Tránsito, perteneciente a la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre, la cual se constituye en la primera autoridad que se presenta al lugar de los hechos a fin de establecer en un formato de tránsito, debidamente identificado con un número, el lugar donde se dio la colisión, la hora de la misma, la fecha, la ubicación precisa, las partes involucradas, señalando las generales de cada una de ellas, igualmente consigna si habían o no pasajeros en los autos involucrados, recopilando las generales y si existen o no personas lesionadas a raíz del accidente vehicular.

Luego, que el Agente de Tránsito esos datos, les asigna a las partes una fecha en que deben concurrir a un juzgado de tránsito, lugar en que serán atendidos por un Juez de Tránsito, autoridad que decidirá quien es el responsable del accidente, de acuerdo a lo que estableció el Agente de Tránsito, entonces las partes se acogerán a que lo que el mismo decida, sin embargo, de no estar de acuerdo con su decisión, pueden apelar ante la Alcaldía del Distrito, donde ocurrió el suceso.

Puede ocurrir que un proceso de tránsito se transforme en un proceso penal, pues si resulta que producto de la colisión, existe una persona que fallece o resulta lesionada con incapacidad que supera los 30 días de incapacidad médica, o que las lesiones resultantes del accidente no superen los 30 días, pero los afectados les queda una señal visible y permanente en el rostro, entonces este tipo de casos pasa a la esfera Municipal Penal y entonces el Ministerio Público, ejerce su función investigativa mediante la Personería Municipal a fin de encontrar la causa de dicho hecho de tránsito. Los tipo de delitos de esta naturaleza son tratados como delitos de tipo culposo, por el hecho de que al momento de realizar la conducta por parte del conductor de un vehículo, actuó de forma imprudente o negligente si estamos refiriéndonos a una persona que ejerce una labor pública o privada de conducir vehículos a motor. En este tipo de delitos, no podemos hablar del elemento dolo, por que en el actuar del conductor, no se da una maquinación maliciosa o dolosa.

Los delitos de carácter culposo, son conocidos por parte de los Juzgados Municipales, Ramo Penal, de acuerdo a lo establecido en el artículo 174 del Código Judicial. Sin embargo en aquellos sucesos en que hay una persona fallecida y uno o varios heridos, o varias personas fallecidas, entonces van a ser atendidos por los Jueces de Circuito, Ramo Penal.

En el caso de que las partes se encuentren en un caso conocido por un caso atendido por un Juez de Circuito Penal, podrán apelar la decisión y quien conocerá el caso en segunda instancia, será el Tribunal de Apelaciones y Consulta, ejercido por el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Distrito de Panamá.

¿Pero qué ocurre cuando existe un interés de las partes en no seguir un proceso de tipo administrativo o penal y ellos les gustaría arreglar dicha situación por otra vía?

En muchas ocasiones, ocurre que las partes involucradas en un proceso de tránsito, tienen buenas relaciones, pues son concientes que lo ocurrido fue precisamente un accidente y no les gustaría avocarse a un método tradicional de resolver dicho conflicto impuesto por la ley, por el hecho de que saben que esto conlleva un proceso engorroso, prolongado y no conveniente para cada uno de los involucrados y lo más triste de lo anteriormente expuesto, es que una persona tercera y desvinculada a este problema, denominada Juez impone una decisión que en ciertas ocasiones no se ajusta a la necesidad de las partes.

Entonces ¿qué otras vías o alternativas existen?

Además de la vía judicial que tradicionalmente se plantea, existen métodos alternativos a la solución de conflictos que son un gran avance ante este tipo de proceso. Ellos son: La Negociación, La Mediación y el Arbitraje.

La Negociación, es un método en que cada una de las partes busca satisfacer sus necesidades, pero sólo se puede lograr esto mediante acuerdos voluntarios y mutuamente aceptables por las personas involucradas en el conflicto.

Un ejemplo de ello es aquel en el cual un conductor arrolla a una persona, esta ultima desde un inicio fue atendida médicamente por parte del causante del accidente, puede ocurrir que el conductor sea investigado por esto, toda vez que las lesiones que sufrió el peatón superan los 30 días, por tanto nos encontramos ante un proceso Contra la Vida e Integridad, en la modalidad de Lesiones Personales Culposas, toda vez que desde un inicio el supuesto responsable se ha hecho cargo de todo, convienen en lo siguiente:

Existe una norma en que la persona ofendida en este tipo de delitos culposos pueden desistir del proceso penal para que se archive, el mismo siempre y cuando se demuestre que ha sido indemnizada, siempre y cuando quien cometió el suceso de tránsito sea un delincuente primario, entendiéndose como tal, una persona que nunca haya delinquido o de haberlo hecho, fuese hace 5 años atrás al hecho de tránsito. Como lo más lógico que sucedería en la vía judicial, es que se investigue el hecho por la Personería Municipal, luego se remitiría el caso a un Juzgado Municipal Penal y se haga un juicio en el cual en el peor de los escenarios se condene a una pena de prisión o de días multa, junto con la inhabilitación para conducir vehículos a motor y la condena de resarcir todos los daños a la víctima, lo cual además implicaría que su historial penal y policivo ya no estaría limpio, entendiéndose que ya dejaría de tener la calidad de delincuente primario, que les conviene más a las partes?

Es preferible que acontezca una negociación en la cual el peatón sea resarcido por los daños causados y el conductor se beneficiaría al no ser declarado penalmente responsable, esto representa el mayor interés para ambos y es mejor pagarle por parte del conductor directamente los perjuicios y daños causados al directamente ofendido que: pagar en prisión, o una multa pagadera al Estado, más lo pedido por parte de la víctima. Es importante señalar que en la vía tradicional, la persona que resulte condenado por un Juez Penal, lo primero que pagaría en la mayoría de los casos es la multa o la pena de prisión impuesta por el Juez y en ultimo lugar respondería ante el ofendido, y esto tiene su razón de ser, por el hecho de que la mayor preocupación de una persona declarada penalmente responsable es cumplir con el Juez que le impuso la multa, pues de no pagarle se le convierte a prisión y por otro lado si el Juez decide imponer una pena de prisión, por lógicas razones, le es difícil pagarle directamente a la víctima su indemnización, por el hecho de que la persona condenada se encontraría detenida y por tanto al no laborar, ¿cómo podría pagarle?

La Negociación, por ende es una de las alternativas, que es viable ante este tipo de situaciones y consistiría en lo siguiente:
Tanto la persona que resultado lesionada, como el conductor se sientan a dialogar, ambos persiguen un interés que se concreta en monto de la indemnización y tiempo a pagar. El interés del conductor se concreta en que su contraparte desista ante el Juzgado del caso que lo atañe, por lo que acuerdan en los siguientes puntos:

1. El lesionado se presenta al Juzgado Municipal, Ramo Penal con un escrito desistiendo del proceso y de la pretensión punitiva, en contra del conductor, manifestando (dependiendo lo acordado) que está fue, o está siendo indemnizado y que han acordado que el monto de la indemnización es (una suma determinada), la cual será pagadera en el (término negociado), por lo que le solicita al Juez que archive el caso.
2. Y por su parte el conductor indemnizará al peatón, de acuerdo a la cifra y al plazo negociado por ambas partes.

Ambas partes suscribirán un documento, llamado “Acuerdo Extrajudicial”, que se establecerán los punto anteriormente expuestos, haciendo la salvedad de que si el conductor no cumple con lo pactado, ese documento sería precisamente, la garantía que tiene el peatón para hacerla valer ante un Juzgado Civil.

Otro método que las personas podrían utilizar para este tipo de procesos de tránsito, es la Mediación.

La Mediación, es un método alterno a la solución de conflictos, en el cual un tercero imparcial facilita la comunicación entre las partes, a fin de que ambos puedan obtener una solución recíprocamente aceptable para ambas.

La aplicación de la mediación, ayudaría en gran medida a descongestionar el sistema imperante.

De acuerdo al Licenciado Ramiro Lima, Juez de Tránsito de la ciudad de Panamá: “En la actualidad existen 6 Juzgados de Tránsito en la ciudad de Panamá, 1 Juzgado en San Miguelito y opera un Juzgado en la ciudad de David, por lo que el porcentaje aproximado de casos que hoy en día atiende un Juez de Tránsito es de 15.77 diarios”, por lo que esta alternativa es una válvula de escape ante la futura cantidad de casos que tienen. El exponente señaló en el Foro de Arbitraje, realizado el día 19 de junio de 2007 que él proponía la confección de un Formulario de Compromiso de Conciliación, el cual si las partes la aceptan, se haría no mediante una audiencia sino una diligencia en que se haría una mediación. Y en los 15 días siguientes se tocarían puntos como los resarcimiento de los daños y perjuicios a consecuencia del accidente y ya no se tendría que esperar un fallo de tránsito para entonces tener que irse a la vía judicial, a fin de que se tramite los daños y perjuicios causados, sino que en una mediación se podría llegar a un acuerdo entre las partes. Lo único que se haría ante un posible acuerdo es llevarlo ante un Juez de Tránsito para que el mismo lo homologue, es decir que le de validez ante la ley. Sin embargo, el panelista indicó que ante una infracción vial, se debe imponer una multa, esto no debe estar inserto en la mediación, pues no es negociable una infracción vial y se debe pagar la misma por la infracción cometida.”

En la vía penal, cuando un caso es remitido por un Juzgado Municipal Penal a un Centro de Mediación del Órgano Judicial, ante un posible acuerdo, lo primero que se debe establecer es que el proceso penal se suspende por un término máximo de 6 meses o dependiendo lo dicho por el Juez y hasta que el sindicado, es decir el conductor no indemnice la suma pactada, la víctima (es decir el lesionado) no le es permitido desistir de la pretensión punitva en contra del conductor, es por ello que uno de los elementos que debemos tener presente es el lapso o términos en que pacta dicho acuerdo.

Con relación al Arbitraje, este método como es concebido, tiene una línea adversarial, es decir que al igual que la vía judicial, sigue un parecido patrón tradicional de debatir los asuntos en conflicto, lo cual es decido por un tercero imparcial, que ya no sería ejercido por parte de un Juez sino de un Arbitro. Sin embargo a diferencia de la vía judicial, las partes que sometan su controversia a un arbitraje, pudieren proponerlo a su contraparte ya sea mediante una invitación a un centro de arbitraje, lugar este que ejercería la misión de realizar la convocatoria y notificación a los participantes, o pudiere ser que ambos se sometan a un Arbitraje Ad Hoc, consistente en que ambos acuerdan someter su controversia a una persona determinada, que fungirá como árbitro de su controversia. Sin embargo, debemos tener presente que este tema solo podrá ser tratado en los procesos administrativos de tránsito con relación a los daños causados a los vehículos y las posibles incapacidades que no rebasen los 30 días de incapacidad médica, pues hay materias no pueden ser sujetas a arbitraje, por razones de orden público, por el objeto de las mismas, tal es el caso de los accidentes de tránsito en que hay una incapacidad que supera los 30 días de incapacidad, o el homicidio culposo, producto de un hecho de tránsito, lo cual no es dable a las partes someter esta materia, pues esto es atendido por los estamentos jurisdiccionales. Y de hacerlo, pudiera a futuro causar la nulidad del laudo o fallo arbitral, lo cual no es lo que se persigue en un arbitraje, muy por el contrario, al tener presente las bondades del proceso arbitral en cuanto a su rapidez, eficacia, menor costo que un proceso judicial, las partes deben interesarse por que todo se haga de la mejor manera posible.

Desde mi punto de vista, se debería hacer una labor informativa a fin de mostrarle a la población panameña, que si bien es cierto todos los casos no son negociables, ni mediables, pues cada uno de ellos, tiene sus particulares características, pudiese ocurrir que ante un suceso de tránsito se le podría proponer a las partes, las diversas formas de resolver su controversia y explicarles las bondades de cada uno de los métodos alternos a la solución de conflictos y sus defectos también, y serían las mismas partes involucradas en un asunto de tránsito, quienes optarían por aquel método que más convenga a sus intereses.

Conclusiones

Luego de realizar el presente trabajo, podemos arribar a los siguientes puntos:
1. Es una realidad que los procesos administrativos de tránsito como los procesos judiciales en que hay aristas de tránsito, se pudiere arribar a mejores resultados de los que actualmente se están dando, ante la creciente demanda de automóviles que dan como consecuencia, un mayor volumen de casos de tránsito en las instancias decisorias de tales conflictos.
2. Se ha comprobado que los métodos alternos a la solución de conflictos, tales como la Mediación, Negociación y el Arbitraje, son válvulas de escape ante el colapso de las instancias tradicionales de resolver conflictos, pues los resultados son más eficaces en el tiempo.
3. Una de las mejores formas, para poner en práctica tales métodos es mediante la difusión de los mismos, a fin de que las personas, decidan cual es el método, llámese Negociación, Mediación o Arbitraje, convenga más a sus intereses.

Bibliografía
- Código Judicial de la República de Panamá.
- Código Penal de la República de Panamá.
- Decreto Ejecutivo 640 de 27 de diciembre de 2006.
- Decreto Ley No.5 de 8 de julio de 1999.

Autor: Shanida Naruha López Barrios
 
 
 
Su opinión cuenta, valore este artículo:

<<volver al principio>>  
CENTRO COMERCIAL EVOS, tu Mall en Internet. Visita nuestro centro comercial donde encontraras una multitud de tiendas que prestan sus servicios a través de internet y donde descubrir las últimas tendencias en todo tipo de servicios:
Bebes - Calzado - Complementos - Contactos - Decoración - Deportes - Libros - Moda - Regalos - Ropa - Sorteos - Telefonía - Viajes - Videncia
 

¿Quiénes somos? - Contáctenos - Inicio - Aviso legal - Site map - About us - Contact - Home - Legal warning

La información expuesta en los artículos de la Revista Jurídica no es responsabilidad de Grupo Evos, es información escrita por el Autor y es meramente informativa. En ningún caso tiene valor legal ni contractual y rige todo lo expuesto en la sección aviso legal.

La Revista Jurídica tiene un marcado carácter social, es gestionada de forma privada y entre sus objetivos destaca el de ofrecer información de acceso libre para el lector, por lo que, tiene un formato online, totalmente gratuito y toda la información de la que dispone se muestra en su página web.

El sistema de publicación de la revista tiene como objetivo dar la oportunidad de publicar artículos a todos los profesionales que así lo deseen, lo que fomenta la pluralidad de la información. Por ello, la revista dispone de múltiples artículos de distintos colaboradores de distintos países. La intención es que los artículos sirvan para promoción de sus autores y sean valorados por los propios lectores. En la página donde se publica el artículo está identificado su autor y se facilita alguna forma de contacto (correo electrónico, página web, blog, etc.) para que el lector pueda hacerle llegar sus intereses o resolver sus dudas, ya que, el autor es la persona más adecuada para matizar cualquier interpretación. La Revista Jurídica solo administra información y no ofrece un servicio de asesoramiento tanto para escritores como para lectores.

Grupo Evos ® Todos los derechos reservados.